Trombosis y Embolia

Trombosis y Embolia

Trombosis y Embolia

La trombosis se debe a la formación de coágulos en la sangre de un vaso sanguíneo. Es causante de embolia cerebral, pulmonar y paro cardiaco. Dependiendo de la ubicación, las trombosis se clasifican.

Trombo en una arteria: Esta situación es de extrema gravedad, ya que el territorio más allá del trombo deja de recibir irrigación sanguínea, produciéndose inicialmente isquemia y luego muerte de los tejidos. Frecuentemente se presenta en brazos y piernas y el síntoma principal es el dolor, cuando no se trata a tiempo el paciente puede terminar en amputación. El tratamiento definitivo es con cirugía convencional dentro de las primeras horas.

Trombo en una vena: Dependiendo de la ubicación de la trombosis pueden ser graves (Tromboembolia Pulmonar), de mediana gravedad (Trombosis Venosa Profunda) o leves como en la Tromboflebitis Superficial. La trombosis es un problema de salud pública mundial y en México representa una de las primeras causas de mortalidad, ocurren entre 400,000 y 500,000 casos al año en nuestro país. En la tromboflebitis y varicotrombosis se afecta el sistema venoso superficial y se puede palpar el cordón venoso. La Trombosis en el sistema venoso profundo se denomina TVP y puede estar asociado al desprendimiento de un coagulo. El estado clínico alterado que predispone a un individuo a presentar un evento trombótico se le denomina Trombofilia o Estado Protrombótico. La trombosis se considera una enfermedad multigénica aunque también se presenta sin causa aparente. Las molestias principales en la extremidad afectada son el dolor, hinchazón, eritema, calor local, y dificultad para deambular. El diagnóstico se establece por la clínica y con ultrasonido en consultorio. El tratamiento es a base de anticoagulantes y en las formas graves se realiza cirugía convencional o de mínima invasión.